El deporte en general ha evolucionado de tal manera que ya es difícil concebir al deportista como un solo individuo, sino que es necesario incluir en sus éxitos al gestor deportivo. Las labores de un gestor deportivo abarcan todos los procesos vinculados a la mejora de la imagen y proyección de un deportista o institución, además del elemento administrativo y económico que toda organización debe de tratar para funcionar de manera correcta.

Las gestión deportiva abarca la administración de la institución, la toma de decisiones, la promoción, los procesos relacionados al desarrollo óptimo del deportista y el manejo de medios. La gestión deportiva es en teoría, un nuevo modelo que concibe a los deportistas como sujetos que representan a su país, las marcas y ponen en alto el nombre de la institución. Aparte de esto, una institución deportiva debe proporcionar un servicio muy distinto a las instituciones comerciales ordinarias, por lo que su gestión involucra elementos específicos.

El desempeño del deportista es una de las dependientes de las labores de un gestor deportivo; debe de haber una correcta instrucción para convertir al atleta en un sujeto destacado y que genere ingresos por la imagen que proyecta. El deportista es siempre visto como un ser capaz, entregado y sobre todo un ejemplo a la ciudadanía, invariablemente se convierte en una figura pública y debe responder como tal, esto en caso de que la institución deportiva en cuestión tenga renombre y sea profesional. Una empresa deportiva es comparable (económicamente y en algunas de sus funciones) a cualquier otra organización con fines de lucro.

El gestor deportivo trabaja con base a valores, una visión y objetivos claros, analiza el entorno, la competencia que tiene alrededor y suma fuerza para equiparar y superar a los competidores. El estilo de dirección juega un papel vital, la definición de la manera de cómo gestionar repercute en cómo serán percibidos los deportistas y la institución. Cualquier institución deportiva cuenta con grandes dimensiones entre ellas una social y claro, una humana.

A propósito del deporte, cabe mencionar que no se trata de un juego, ya que el común de la gente asocia una competencia con un juego. Dicha concepción es errónea puesto que los deportistas participan para ganar, hay competencia, lo cual contrasta con la idea lúdica, otorgando un valor agregado que se da gracias a la constancia y los resultados que la disciplina envuelve. Este valor agregado, se convierte en el objetivo de toda gestión deportiva, y desde un punto de vista contable, otorga el valor por el cual se guía la organización.

La gestión deportiva hoy en día es una de las áreas en las cuales hay un interés particular, sea que se trate de deportistas o de sujetos con empeño en querer destacar en el ámbito deportivo como administradores. Hay un gran campo laboral que incluye instituciones dedicadas a la educación, deportivas o gubernamentales relacionadas con la salud física.

Conoce el Diplomado en Gestión del Deporte de UTEL y adéntrate  en la Administración de Negocios, a través del análisis de casos reales de reconocidas instituciones deportivas.

A continuación 10 cosas que no sabías sobre la gestión deportiva.

Adair Rodríguez Angeles
UTEL Editorial

Conoce cuál es la labor de un gestor deportivo| Blog – UTEL


Diplomados en linea