Al hablar del método científico nos referimos a un conjunto de pasos a seguir para obtener un resultado concreto, orientados a la obtención de nuevos conocimientos o en su defecto, utilizados para resolver problemas o interrogantes. Desde la concepción del ser humano, la investigación ha sido parte de nuestras vidas, pues existe un deseo natural de conocer las incógnitas del mundo.

Se ha comprobado que los niños son quienes obtienen mayores conocimientos por medio del método empírico o la experimentación, a partir de la formulación de preguntas básicas como ¿qué pasaría si?, es por ello, que muchos de nosotros hemos descubierto con exactitud los patrones de las hormigas. Desde pequeños, aplicamos la investigación científica sin saberlo cuando pasábamos tiempo observando  cada uno de sus movimientos y preguntándonos ¿A dónde llevan esa migaja de pan? ¿Cómo se comunican entre ellas? Para después entender que el recorrido realizado llevaba hacia su hormiguero.

No conforme con esto, decidíamos ir más allá cuando se formaba una fila de hormigas y buscábamos conocer ¿Qué pasará si coloco un dedo en el medio? O simplemente queríamos saber qué sucedía si dejábamos caer un arroz o un pedazo de pan para observar su reacción y sorprendernos al ver que eran capaces de recoger el objeto y darle utilidad. Todo el tiempo estábamos experimentando.

Dentro de esos juegos de niños, con estas criaturas tan pequeñas utilizábamos los pasos primordiales del método científico: Observación, proposición, hipótesis, experimentación, demostración y conclusión.

¿Cómo funciona el método científico en la criminalística?

El método científico en Criminalística tiene como base la aplicación indispensable de este procedimiento de cuestionamiento. Por ejemplo, para el autor Ladislao Thot, la criminalística: “Es la ciencia auxiliar del derecho penal, que se ocupa de los métodos y modos prácticos de dilucidar las circunstancias de la perpetración de los delitos e individualizar a los culpables” (Ccaza, 2013).

Por ende, el proceso de observación, proposición, hipótesis, experimentación, demostración y conclusión, es necesario para realizar la verificación de los delitos imputados, permitiendo así que esta disciplina sea fundamental para la resolución del caso. Para aplicar el método científico de forma adecuada, se deberá recopilar todo tipo de evidencia a través de los siguientes pasos:

  • Protección del lugar. Evitar el tránsito de personas con el fin de mantener la zona inalterable para la recopilación de pruebas
  • Observación. Analizar cada detalle de la información para asegurar un buen resultado.
  • Fijación. Recopilar datos a través de manuscritos, fotografías, planimetría forense, entre otros.
  • Colección de indicios. Recoger todas las pruebas, tanto biológicas como sintéticas.
  • Suministro de indicios al laboratorio. Acopio de los resultados de las pruebas de laboratorio.

 

En UTEL contamos con la carrera de Criminalística en donde podrás conocer más acerca de este apasionante tema.

Botón contacto

 

Cindey Luis

Equipo Branding & PR UTEL

 

Referencias:

 

 


Carreras en linea