Agricultura del futuro con drones

Agricultura del futuro con drones

Inbright, una empresa originaria de Jalisco, desarrolla drones de uso específico para monitorear y evaluar parcelas, así como la calidad de su cultivo para mejorar el rendimiento genético de las plantas mediante el trabajo de una aeronave que lo realiza en 7 minutos. Una persona lo realizaría en un mes.

A partir de 2010, otra mexicana, la empresa Quetzal Aeroespacial, con sede en el estado mexicano de Querétaro, comenzó a manufacturar aviones no tripulados (drones). A poco más de cuatro años de su apertura, la firma ha manifestado su intención de utilizar esas plataformas aeronáuticas para optimizar las técnicas de los agricultores, en aras de fomentar la llamada «agricultura de precisión» en ese país.

Diversos especialistas han señalado que una de las más grandes ventajas de la agricultura de precisión es que, mediante imágenes satelitales o de cámaras especiales, es posible apreciar y monitorear grandes zonas de un solo vistazo. Eso, gracias a que los cultivos sanos emiten un tipo de radiación peculiar, pero ésta cambia cuando se encuentra plagada o enferma porque sus propiedades físicas se alteran.

Y es que los drones ofrecen múltiples posibilidades para la agricultura. Pueden sobrevolar los campos de una forma rápida y captar información diversa gracias a sus sensores. Esto permite que aquellos que gestionan los cultivos tengan a su disposición una herramienta para controlar e incrementar la productividad.

Un solo dron puede monitorizar cientos de hectáreas de forma precisa, evaluando las condiciones del terreno, con el fin de recoger información sobre la hidratación, la temperatura o el ritmo de crecimiento de los cultivos. Una de las funciones más importantes que se atribuyen a estos dispositivos es la localización prematura de enfermedades. De esta forma se pueden evitar plagas que arruinen parte de la cosecha.

Los dispositivos pueden controlar cómo funciona el riego y también sirven de improvisados espantapájaros, al mantener alejadas a las aves. Son capaces de enviar fotografías e incluso vídeo en tiempo real a un centro donde se observe el estado de los cultivos. Este tipo de operaciones ya se han puesto en práctica en algunos lugares. Uno de los países más avanzados en este sentido es Japón.

Con el paso del tiempo las máquinas realizan cada vez más los trabajos hechos por el hombre, y la agricultura no es la excepción. El proyecto Agro Drone es una iniciativa que utiliza vehículos aéreos no tripulados para ‘escanear’ parcelas con el objetivo de mejorar el rendimiento genético de lo que se siembra.

El proyecto de la empresa jalisciense Inbright está ubicado en el área de muestreos de campo de rendimiento de mejora genética, por lo que busca darle solución a problemáticas que van desde el tema de agricultura hasta la detección de incendios y vigilancia.

Otro proyecto de esta empresa es el Fire Drone, un producto que se especializa en la detección de incendios a través de la utilización de cámaras técnicas y está enfocado en tres funciones principales: detección de incendios, combate de incendios y recuento de daños.

 

Fernando Castillo

Alumno UTEL

 

Botón contacto


2 thoughts on “Agricultura del futuro con drones”

  1. El uso de los drones ha incrementado un crecimiento enorme en la agricultura y sin duda es el futuro para muchos agricultores tanto en México como en el mundo.

Comments are closed.