El consumo cultural y sus campos

El consumo cultural y sus campos

El consumo cultural se constituye como una práctica determinada por el carácter específico de los productos culturales. Al igual que la sociedad la cultura evoluciona constantemente y se adecua a las nuevas formas de vida de la zona geográfica en la que se origine.

Actualmente los gobiernos y mercados de todo el mundo tienen como uno de sus principales objetivos extender la difusión de la cultura a nivel local, nacional y global, con el fin de cubrir necesidades de desarrollo social.

Difusión cultural en México

En México, la difusión cultural se encuentra a cargo de instituciones de índole pública y privada, incluyendo instituciones de educación superior. Sin embargo, actualmente en América Latina el consumo cultural se ha visto modificado gracias a la economía internacional y a la presencia de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías que han impulsado el desarrollo de una sociedad consumista y popular.

De esta forma, es como la sociedad abrió sus puertas a las dimensiones del consumo cultural: museos, sitios históricos y arqueológicos, centros culturales, artísticos y artesanales, salas e institutos de actividades artísticas y audiovisuales, fundaciones y asociaciones civiles vinculadas con la promoción del arte, la cultura y el ambiente.

Cabe señalar que el consumo cultural no se presenta como una relación entre las necesidades existentes y la producción de bienes para satisfacer ansiedades empíricas, sino como un conjunto de procesos socioculturales que dan un mayor uso a los productos cotidianos.

La realidad social ha terminado por definir qué es cultura y una parte importante del ser humano que hoy día podría considerarse como algo netamente intangible para su existencia, el consumo; por lo que se debe hacer conciencia sobre cuál es la diferencia entre el concepto referido a un medio y un fin, ya sea común o individual. Aspecto que podría ser el punto de partida para mejorar el nivel sociocultural de las nuevas generaciones.

Wanda Mirel Solorio García

UTEL Editorial


1 thought on “El consumo cultural y sus campos”

  1. Pingback: El consumo cultural: una industria poderosa - Ahorros Hormiga

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *